Neumáticos de invierno

Neumáticos de invierno, qué son y cómo elegirlos

Comparte:

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp

Neumáticos de invierno, qué son y cómo elegirlos

El comportamiento de los neumáticos es diferente con los cambios de temperatura. Esto ocurre porque el caucho y los componentes que forman las bandas de rodadura son sensibles a los cambios térmicos. Estos en invierno se endurecen y pierden capacidad de agarre, haciendo que la circulación pueda ser menos segura.

Aquí entran en juego los neumáticos de invierno, que están específicamente diseñados para ser utilizados en temperaturas bajas ofreciendo mayor seguridad y agarre. De octubre a abril suele ser la época donde las condiciones climatológicas son más variables y las superficies de las carreteras cambian con más frecuencia entre secas, mojadas, nevadas o heladas.

En estas circunstancias, tener un juego de neumáticos adaptado suele ser recomendable. ¿Te gustaría saber más sobre los neumáticos de invierno y cómo elegir los mejores? ¡Sigue leyendo porque te contamos todo!

¿Qué son los neumáticos de invierno?

tic conduce la experiencia

Los neumáticos de invierno están diseñados específicamente para circular con garantías a temperaturas inferiores a 7ºC, independientemente de si la carretera está nevada o no. En el mundo del automovilismo, se considera invierno cuando la temperatura baje de 7ºC.

Se deben implementar porque los neumáticos de verano son notablemente menos eficaces en condiciones de baja temperatura. Esto ocurre porque el caucho se endurece y el agarre es mucho menor, así que sí, siempre que la temperatura sea menor de 7ºC, es recomendable cambiar de neumáticos.

El caucho de los neumáticos de invierno tiene una composición química distinta que le permite ser más suave, flexible y tener un mayor agarre. Además, la banda de rodadura presenta numerosos cortes profundos o laminillas, teniendo 10 veces más laminillas  y un 10% más de profundidad que un neumático normal.

En España no se obliga su implementación, y si vives en Sevilla y vas un día a la nieve, puedes optar por el uso de cadenas, pero en muchas zonas de España (más de las que se podrían pensar en un principio) hace mucho frío y siempre es recomendable tenerlos en cuenta si vamos a conducir por zonas frías o con facilidad para cubrirse de nieve. Por supuesto, son sustitutivos de las cadenas de nieve, con estos neumáticos no haría falta implementarlas.

A principios de la temporada invernal deben instalarse y cambiarlos cuando las temperaturas vuelvan a ser más altas, pues presentan una mayor degradación. Trata de guardarlos en un lugar seco y alejado de la luz solar siempre que no sea necesario. Por supuesto, los neumáticos no debe ser lo único que revises de tu coche.

Nueva llamada a la acción

Ventajas de su uso

tic conduce la experiencia

Emplear este tipo de neumáticos conlleva numerosas ventajas respecto a los convencionales en situaciones frías:

  • Muy buen agarre en carreteras a baja temperatura, al margen de que estén mojadas, secas, con nieve o heladas.
  • La nieve normalmente se adhiere bien con la propia nieve. Las ranuras que forman los dibujos del neumático se llenan de nieve provocando un mejor agarre con la carretera nevada.
  • La profundidad adicional del dibujo posibilita que se disperse más el agua, disminuyendo notablemente las posibilidades de aquaplaning y facilitando la conducción.

Ofrecen más seguridad con frío y conservan mejor la flexibilidad, siendo más fuertes y rentables que los neumáticos de verano.

¿Cómo elegirlos adecuadamente?

tic conduce la experiencia

Para diferenciar un buen neumático de invierno tienes que fijarte en los marcajes. Si tiene el certificado 3PMSF,  el neumático presenta un nivel alto de seguridad y movilidad por nieve, además de especificar que los neumáticos han sido diseñados para actuar mejor en superficies frías. Podrás reconocerlo fácilmente por el símbolo de los tres picos de montaña y un copo de nieve.

Para poder conseguir este marcaje, el neumático ha pasado duras pruebas establecidas por un método reglamentario y ha rendido de manera eficaz y segura sobre nieve.

Comprobando esta distinción ya podemos asegurarnos que ese neumático es bueno. Existe otro marcaje, el M+S que siempre le acompaña. Esto indica que el neumático es más óptimo para carreteras con barro o nieve que los neumáticos convencionales, pero no especifica que se trate de un neumático de invierno, así que cuidado con esto.

Ten una cosa en cuenta respecto a los marcajes M+S: este depende del fabricante y no necesita ninguna prueba certificada. Hace años este marcaje era el indicador de un neumático de invierno y sigue siendo así en varios países europeos, pero para la mayoría y acabará siendo para todos, es la marca 3PMSF la directriz final.

En términos de precios no hace falta que te compres el más caro ni ir a la gama alta. Teniendo en cuenta que un neumático de invierno suele tener un sobrecoste de entre 10  y 15%  ,  y que las estaciones más frías son durante unos meses, puedes optar por una gama media-baja y el rendimiento seguirá siendo bueno.

Por recapitular, si quieres elegir el mejor neumático, busca el certificado 3PMSF, y después de tus necesidades y contexto, evalúas qué gama de calidad se adapta a ti. Respecto al fabricante, recomendamos que busques la seguridad de fabricantes con experiencia en la fabricación de estos neumáticos.

Los neumáticos de invierno son un mundo aparte y se necesita conocerlos en profundidad para saber cómo hacerse con la mejor opción. Siempre puedes consultar nuestros mejores consejos si tienes dudas respecto a otros temas. Esperamos que este artículo te haya servido de ayuda y por supuesto, si tienes cualquier duda, no dudes en contactar con nosotros.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

No te lo pierdas

Artículos relacionados

consejos para conducir con lluvia

Consejos para conducir con lluvia

Los días de lluvia, son bonitos desde la tranquilidad de tu casa, divertidos cuando eres pequeño/a y saltas de charco en charco, e incluso, cuando